TERMODINÁMICA Y BIOENERGÉTICA

TERMODINÁMICA Y BIOENERGÉTICA

Obtención de energía en los seres vivos Se define la energía como la capacidad de realizar un trabajo. Todos los seres vivos necesitamos de energía para mantenernos vivos, movernos y realizar actividades. Nos alimentamos con la finalidad de obtener energía. Si nos fijamos en la cadena alimentaria o trófica, observamos que la fuente última de toda energía en los organismos vivos es el sol. Las plantas captan la luz solar y gracias a la fotosíntesis la transforman en energía química, en forma de enlaces químicos. Mediante estos enlaces químicos se crean tanto compuestos orgánicos como inorgánicos, llamados nutrientes (glúcidos, lípidos, proteínas, etc.). La energía se obtiene a partir de la oxidación controlada de nutrientes (glúcidos, lípidos, proteínas, alcohol) aportados por la dieta. Esta energía es necesaria para el mantenimiento de funciones vitales, realizar actividades voluntarias y actividades especiales. • Mantenimiento de las funciones vitales. Se requiere energía para la respiración, para mantener la temperatura del cuerpo, para el movimiento cardíaco y otras actividades involuntarias. A esta energía se le llama metabolismo basal o en reposo. El metabolismo basal varía ampliamente en individuos semejantes, debido a las diferencias en la eficacia de los procesos metabólicos. • Actividades voluntarias. Siempre que las personas se mueven utilizan una energía adicional: cuanto mayor sea el peso corporal o las actividades sean más intensas, se consumirá mayor cantidad de energía. • Actividades especiales. Durante las etapas de crecimiento es necesario un aporte de energía adicional para la formación de nuevos tejidos. Durante la gestación y la lactancia las necesidades del feto y, después, las del niño, deben ser cubiertas por la madre. Si nos fijamos en la forma en que los seres vivos se nutren, podemos clasificarlos en dos grandes grupos: • Autótrofos. Aquellos que se nutren exclusivamente de materia inorgánica y la transforman en orgánica gracias a la energía que obtienen de la luz solar o de procesos de oxidación. Un ejemplo clásico de este proceso es la fotosíntesis de las plantas. • Heterótrofos. Estos organismos no son capaces de utilizar la energía radiante directamente, por lo que se nutren gracias a los alimentos que obtienen del exterior. Entre ellos estaría el ser humano.